23/04/21 00:00

¿Cómo fertilizar trigos y cebadas de alto rendimiento y calidad?

Gustavo Ferraris (INTA) pasó por el taller virtual de la Regional 9 de Julio – Carlos Casares para repasar rendimiento y criterios de fertilización en trigo y cebada.

El 20 de Abril la Regional 9 de Julio – Carlos Casares realizó un taller virtual sobre manejo de la fertilización para lograr altos rendimientos y calidad en trigo y cebada, junto al especialista Gustavo Ferraris de INTA Pergamino.

Cultivo_trigo

El 55% del rendimiento en trigo se explica por la cantidad de agua útil en suelo, más las lluvias de mayo y junio. Por lo que una buena reserva de agua inicial asegura un alto rendimiento y permite fertilizar con seguridad.

Para decidir entre trigo y cebada a la hora de definir una siembra conviene mirar el ambiente. En ambientes de menor calidad la cebada suele predominar sobre el trigo  mientras que en los mejores ambientes, el trigo tiende a superar el rinde de cebada, explicado entre otras cosas por el mayor mejoramiento genético del trigo.

Uno de los factores que mejor  explica la variabilidad de rendimiento entre variedades es la tolerancia al frío. La producción de materia seca a antesis, es decir la biomasa generada por el cultivo hacia floración, explica el 70% del rendimiento, lo que lo hace un factor determinante en el rendimiento.

En cuanto a nitrógeno (N), es primordial en cultivos de invierno ya que determina rendimiento y calidad. La absorción de N a antesis explica el 48% del rendimiento en trigo. A la hora de fertilizar es tan importante la cantidad como la distribución. La dosis de N que optimiza el contenido de proteína siempre es más alta que la dosis que maximiza el rendimiento. Esto empieza a lograrse con ajustes de 150 kg/ha. Con menos de ese nivel de N los valores de proteínas alcanzables están por debajo del 10%.

En suelos de la provincia de Buenos Aires, aun en años secos, el N termina entrando al sistema y logramos obtener buena eficiencia de uso del nutriente. Los cultivos invernales brindan alternativas de aplicación de N en buena parte del ciclo. 

La cebada es más rústica que trigo a bajos niveles de N iniciales. Para asegurar alto nivel de proteína en cebada es importante la fertilización tardía, por eso es clave tener claro los objetivos a la hora de definir estrategias de fertilización

Para armonizar rendimiento y calidad es clave considerar rendimiento, fertilización y genética. La tendencia actual en esta línea es el alto rendimiento con proteína dependiente de fertilización.

En general, altos rendimientos del cultivo se asocian a bajos niveles de proteína. Esto suele ocurrir principalmente en años húmedos, aunque también hay un efecto de la variedad. Lo ideal es apuntar a un alto rendimiento con valores aceptables de proteína. Esto se logra logramos con un buen manejo de la fertilización, es decir dosis y momento adecuados.